Días 30/31 – Un mes de sueño polifásico

| 0 Comentarios

Queridos lectores:

Antes de nada, siento mucho el retraso en las últimas entradas. Aparte de hacer este experimento, estoy con mucho trabajo, y todavía no me apaño bien para automatizar el procesamiento de los datos. Si a esto se le suman unos cuantos viajes, el resultado es que apenas me queda tiempo para tomar notas, guardar los datos y actualizar el blog unos días más tarde. Además, lo de preparar los datos para cada entrada es otra odisea. Atención a la velocidad de vértigo del proceso:


Total: que espero poder piratear pronto el Android, como os conté en la última entrada. En todo caso, aquí os dejo una perspectiva general. En la próxima entrada haré un resumen de mi primer mes de sueño polifásico.

Día 30. Como me había saltado la siesta de la tarde y encima acababa de vacunarme contra la polio, la hepatitis A y las fiebres tifoideas, decidí hacer una excepción y darme 5 horazas por esta vez. A los 5 minutos de meterme en la cama, entré en sueño profundo, y ahí estuve durante 1h. Supongo que tenía la necesidad fisiológica de recuperarme del cansancio y darle una alegría a mi sistema inmunológico. La intención de este experimento es mostrar que es posible dormir muy muy poco, pero creo que también es razonable manejar un poco el sueño, igual que hacemos a veces desde nuestro horario normal. O sea, que hay ocasiones en que uno necesita un descanso extra, y pensé que una triple inyección de virus muertos o medio atontados lo merecía 🙂

[6/4/2012, (3:30, 6), (3:50, 7), (5:50, 6,5, “ojos más irritados que ayer”), (4:25, 4,5, “muy cansado, ojos rojos”), (5:10, 5, “más adormilado de lo normal, me cuesta mantener los ojos abiertos”), (5:15, 4, “cabeceando”), (5:25, 5),  (5:30, 6, “en la cocina para no dormirme”), (6:00, 6,5), (7:30, 6,5), (8:00, 6), (9:00, 7), (12:00, 7,5), (19:30, 7,5), (20:30, 7), (21:00, 6), (22:00, 5), (22:30, 4).]

No conseguí dormir la siesta de las 19:00. Estaba demasiado despierto. Es sorprendente hasta qué punto perder una siesta o estar tirado en la cama sin dormir me cambia los ritmos. Me quedo tranquilo, distante, pensativo; quizá también porque tenemos gente en casa y siento la necesidad de hablar y dar conversación incluso aunque mi cuerpo me esté pidiendo a gritos que me vuelva a la cama. En todo caso, a las 21:00 decidí ponerme al día después de aquella siesta perdida, y el caso es que me fue muy bien.

Día 31.

polyphasic sleep everyman schedule

horario de sueño polifásico Everyman del 7 de abril de 2012

[7/4/2012, (3:45, 6), (3:50, 7), (5:00, 6,5), (6:00, 6), (7:00, 7), (10:20, 6, “de mal humor, físicamente cansado”), (12:00, 5), (13:00, 7), (14:00, 7,5, “con un vigor extraño, entre entusiasmado y nervioso”), (18:00, 7, “ojo derecho cansado”), (19:00, 7, “no puedo dormir, con la mente demasiado ocupada”), (23:00, 6).]

Fue algo difícil despertarse tras la siesta de las 7h, así que cabeceé un poco. Me desperté adormilado después de un largo sueño ligero.

 

Share

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.