Día 43 – 4 días de sueño monofásico… y algún otro proyecto

| 1 Comentario

Asistir a la conferencia (y a todo el intenso intercambio que trajo consigo) me hizo imposible continuar con el horario. Mis amigos de Copenhague, que son muy majos, me ofrecieron su hotel para que pudiera echarme mis siestecitas durante el día; pero claro: hacer el viaje, echarse la siesta, levantarse…, todo eso implicaba perder entre 3 y 4 preciosas horas al día para relacionarme, compartir e intercambiar. Además, me tocaba caminar muchos kilómetros cada día, estar de pie entre 8 y 10 horas…; vamos,  que necesitaba un tiempo extra de descanso.

A pesar de esta vuelta momentánea al sueño monofásico, no conseguí dormir mucho. Estuve muy ocupado toda la semana, con jornadas de 12h de trabajo y poniéndome al día con amigos. Así que aquí os dejo los hipnogramas:

 

sleep phase diagram - hard work, little sleep (intense REM and deep sleep)

Y una visión general de la actividad de esos días:

physical activity activity as recorded on fitbit for 16 - 19 April
actividad física registrada en fitbit entre el 16 y el 19 de abril

La primera noche fue un poco agitada (los picos corresponden a los momentos en que tosía, me daba la vuelta o bebía agua). Dormir en un sitio nuevo (un sofá) y los nervios por el día siguiente son seguramente los culpables. El segundo día tuve gran cantidad de sueño profundo (quizá para recuperarme del cansancio físico). Y me pasaron un par de cosas interesantes:

  • Conseguí trabajar mucho con una media de 5h35′ de sueño al día (aunque tengo que reconocer que me ayudó bastante el café, que decidí tomar esta semana).
  • Volver al monofásico (con una siesta a las 17h) me resultó muy fácil, y parece que el sueño REM fue capaz de ajustarse fácilmente a sus patrones de otras veces.

Ahora la pregunta es: ¿será fácil volver al horario Everyman-3? ¿O tendré que volver a soportar, desde el principio, todas las fases de la adaptación? Lo averiguaremos mañana…

…pero antes, os quería dejar algo de información acerca de un par de proyectos que necesitan vuestro apoyo y la co-financiación de almas caritativas. Uno es el documental La mitad de todo, un “retrato sociopolítico-pincelado de Bolivia hoy a través del relato de 14 mujeres que viven en La Paz”, en palabras de su autora, Helena de Llanos. Y el otro, la asociación Cuatro Ocas, que está haciendo mucho por el distrito de Tetuán en Madrid, tanto con niños y adolescentes como con adultos, y donde mi amigo Jesús y sus compañeros siguen creyendo en la educación como herramienta de transformación social.organización cuatro ocas ¡Ánimo y buena suerte!

 

Share

Un Comentario

  1. ¿Y entonces… qué sucedió? ):

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.